Nos transportaron a un lugar mágico; a un bosque con unos enormes árboles ancestrales y la sonrisa de Mafer mientras Esteban la espera. Juntos disfrutaron del día al máximo dándonos la oportunidad de sentir por un momento que estábamos en un sueño.